Trastornos hereditarios de la coagulación en adolescentes con sangrado menstrual excesivo, ¿Debemos evaluar la vía fibrinolítica?

Aguirre N., Pereira J., Barriga F., Wietstruck MA., Panes O., Sepulveda P., Salgado A., Zuñiga P.

Resumen


El Sangrado Menstrual Excesivo (SME) es un problema frecuente en la adolescencia. La prevalencia de trastornos hereditarios de la coagulación (THC) como causa del SME no está bien establecida y la participación de defectos de la vía fibrinolítica   ha sido poco explorada.

Objetivo: determinar la prevalencia de THC y defectos de la fibrinólisis en adolescentes con SME.

Pacientes y Método: Se incluyeron 93 adolescentes, edad 11 a 18 años. Los antecedentes personales y familiares de sangrado se obtuvieron con un cuestionario estandarizado. Se controló exámenes: tiempo de protrombina (TP), tiempo de tromboplastina parcial activada (TTPa), estudio del factor Von Willebrand, recuento y función plaquetaria. Los pacientes que no fueron diagnosticados como THC, se evaluaron adicionalmente con el tiempo de lisis del coágulo.

Resultados: 41 pacientes (44%) fueron diagnosticados como THC: Enfermedad de Von Willebrand n=28, defectos de la función plaquetaria n=8, hemofilia leve n=5. Se confirmó disminución del tiempo de lisis del coágulo en 31 pacientes. El 54% de pacientes diagnosticado como THC,  tuvo SME como la primera manifestación hemorrágica. 

Conclusión: Estos resultados apoyan la necesidad de evaluación de la coagulación, incluyendo la vía fibrinolítica, en el estudio de adolescentes con SME.


N. A, J. P, F. B, MA. W, O. P, P. S, A. S, P. Z. Trastornos hereditarios de la coagulación en adolescentes con sangrado menstrual excesivo, ¿Debemos evaluar la vía fibrinolítica?. Rev Chil Pediatr. 2020;91(3): 385-390. Disponible en: doi:10.32641/rchped.v91i3.1571 [Accessed 2 jul. 2020].
N., A., J., P., F., B., MA., W., O., P., P., S., A., S., & P., Z. (2020). Trastornos hereditarios de la coagulación en adolescentes con sangrado menstrual excesivo, ¿Debemos evaluar la vía fibrinolítica?. Revista Chilena de Pediatría, 91(3), 385-390. doi:http://dx.doi.org/10.32641/rchped.v91i3.1571


DOI: http://dx.doi.org/10.32641/rchped.v91i3.1571